Polvo en el ambiente

Polvo en el ambiente,
el polvo de mis zapatos rotos
de caminar sin rumbo ni sentido
y en tus manos impuse mi espíritu
y no tropecé en la misma piedra,
al fin el camino se hizo llano,
y dulcificaste mis labios,
con la miel de los tuyos,
ya no hay miedos, no hay temor ninguno;
contigo todo es más sencillo,
a ojos ciego, junto a tí;
sentir tu cuerpo sobre el mío,
mientras susurro a tu oído las palabras mágicas
y recordamos aquella caja azul,
que escondía detrás de la columna aquel día de febrero.

No había nada que preocuparse
al final te encontré y me encontraste
y fuimos dos mitades y formamos un todo,
tus ojos de cielo inmaculado
en mis rimas, mis criaturas,
y juntos explotamos  en miles de sensaciones
mi yo en ti, cantando la misma canción
navegando en un mar de circunstancias
donde tener una buena brújula
y culminar viendo como la ciudad se duerme
con un techo de cinco millones de estrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo