Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

una noche para dos

Paseo por tus curvas
delicadas y gráciles,
desnudando tu inocencia,
con la noche solo para ti y para mí;
no quiero dormir;
quiero que el reloj se pare;
que tus manos se fundan con las mías;
poder sentir el olor de tu perfume;
tener un instante donde ocultar
las lágrimas y sentirme bien y feliz....

Poder verme en tus ojos
humedecerlos,
verte sonrojarte cuando te digo te quiero
hacerte sentir la mujer mas bella y deseada;
hacer versos con tus tobillos
soy el admirador invisible de tus caricias;
un escribano de tus pensamientos...

Ya no hay dolor, solo sonrisas;
solo saber que si me caigo puedo levantarme;
y si yo tu, y si tu yo también....

renovado e inocente

Desnudo mis manos al ocaso,
por los tiempos añejos amados;
las caricias que aun no recibí
y el cuerpo que aún no he amado;
el deseo, la pasión oculta;
dominar el instinto, superar el miedo;
gritar a los cuatro vientos la verdad;
solo la mirada húmeda provoca
que me sonroje para mis adentros...

Con cuerpo de guitarra;
compongo compases silenciosos;
declamo a la luna cercana;
mi otra mitad; mi yin-yang;
el pasaje al final del camino
donde descanso de mi destierro;
mis versos tiritan, falta abrigo;
solo hay unos labios, dulces y amargos
y la voz que calma mis tormentos;
como música para sordos; solo es para mí
el privilegiado que murió y nació el mismo día
y escucha el silbido de los semáforos en la noche


Ámame dos veces

Imagen
Ámame dos veces,
hazme el amor como nunca lo has hecho,
lleguemos al cielo, lleguemos a la nube;
hagamos el amor hasta desfallecer;
sintamos el calor y el olor del otro;
desnudemos nuestras almas y nuestros cuerpos;
hazme partícipe de tu felicidad;
hagamos acordes a la luz de las velas...

Mis versos en tu espalda,
tus dedos de corchea en mi pelo,
que se pare el reloj, que haya silencio,
nadie ni nada me importa
solo tu y yo, solo los dos,
nuestro yin yang particular;
el despertar a media noche
y verte dormida con el pelo alborotado
abrazándome como una niña a su peluche...

Ámame dos veces
que yo lo haré muchas mas


pre y post....

Tengo mis silencios, mis pensamientos, las tímidas tintas de mis pensamientos, y escritos sobre una piel dulce, olor a fresas sobre el cuello, y sobre los tobillos un pulsera; no hay momento solo silencio; solo el aletear de una mariposa, y un olor a cera incandescente.
Solo el silencio es lo que vale; dos cuerpos encadenados al ocaso; dos bestias luchando bajo las sábanas; en una lucha encarnizada de fluidos; no poder disponer de tiempo, un silencio solo repleto de jadeos; el reloj se para en ese instante; quizás seria bueno rebobinar y empezar otra vez;
Silencio, caricias, y un acorde a medio dar; el verso y el verbo  se hizo carne meditaciones de una noche de verano; mientras un vestido fresco queda tendido en la cuerda...


De un sueño nuevo

En los instantes que mi pensamiento
recuerdan la última caricia, no queda nada,
un instante para un beso una noche más
un sueño entrevelado en mis pensamientos,
desnudo en la cama, aterido de frío;
una lágrima en mis manos,
una puñalada tirada en el vacío;
un roto en el cabestrillo del pantalón
haciendo locuras sin sentido;
besando al aire invisible;
manteniendome en un lugar aparte;
para no ubicarme, no quiero;
despreciado ser del ocaso;
titilando las lágrimas oscuras del ayer;
quejumbroso parecer del tiempo
que una noche me trajo una caricia;
no quiero volver a ser yo;
quiero evolucionar hacia un Parnaso;
acompañar a la musa, resurgir
destruir mis pesadillas internas,
volver a tomar la bebida mágica nuevamente
y comprobar que este sueño es real.....



No podré escribir versos bellos esta noche

No podré escribir versos bellos esta noche
mis manos dejarán su campanilleo triste,
no podre acariciar una mejilla, un silencio;
no queda nade que porte una vela;
ni un responso por mi eterno descanso;
no quedan luces para tanta soledad;
ni reclinatorios para un silencio cauto;

Quizás sea la última campanada nocturna
un último suspiro, el último orgasmo;
el camino hacia los momentos filosóficos
en el que dos manos se entrecruzan;
nadie me recordará cuando haya muerto;
no quedan sonidos en mi mesa;
la cama dejará sus sábanas deshechas
y el libro electrónico quedó sin batería;
solo queda el recuerdo, el beso dulce
la lágrima de mejilla a mejilla;
ese vientre cálido sobre mi cuerpo
esos te quiero puestos en un post-it en la nevera

No podré escribir versos bellos esta noche....

Suplico mi existencia

Despierto mis emociones
en los papeles torcidos del pasado,
y veo las realidades que fueron,
y cómo todo va desmoronándose lentamente;
la guitarra suena en un balcón vacío
donde los del 112 vinieron anoche
y llevaron lo que quedaba, una vieja y un gato;
por la calle del desamparo,
hacia la nostalgia de la caricia lejana;
pasos lentos firmes por terreno pantanoso;
aún es hoy que olvidé traer mis rimas;
recogerme en las miradas dulces
que un día puse sobre una pantalla;
y caricias que se han hecho realidad.

Continúo el viaje al mercado de los sueños,
donde soy un indigente; beso al aire....
no soy quien para esculpir estatuas al Paraíso;
como dice la leyenda, las víboras vuelven;
el veneno siempre vuelve a aparecer;
el momento que es mejor recostarse
y al abrazo de las musas,suplicar clemencia

lamento en soledad

Imagen
Ahora recuerdo una risa
que apuñala mi inocencia,
adolescente detenido
por las tímidas alas de la Muerte;
el beso se convirtió en veneno;
la radio cuenta historias de miedo;
con la tremebunda mirada inquisidora
del gato que esta en la ventana....

Aquí queda detenido el momento
que un día susurré a mi pasado;
quemando las ultimas cenizas de tinta
de la botella de cerveza sucia
que guardo para días tristes;
para paseos meditatorios,
mirando unas ventanas ahora vacías
donde unas horas antes había caricias;
besos a media luz; te quieros acelerados
quizás es el destino tan caprichoso
que quiere que la noche me abrace;
no quiero saberlo, quiero dejar de pensar
solo queda mirar como llueve....



Siempre tarde

Siempre llego cuando ya no están,
cuando nadie queda, solo silencio
besos que aun se respiran
pero mi cuello dejó de sentirlos;
un día de invierno, nadie canta
al sonido del alquimista loco
que vive en una cabaña en la montaña
feliz apartado del mundo;
un sonido lejano, una mirada perfecta,
ojalá se cantasen mil canciones;
en el pasaje oscuro al manicomio,
del creador de miradas, de guiños,
de sonrojamientos, de respiraciones aceleradas;
donde un roce enciende la mecha;
siempre tarde...

En un túnel, el tunel de los placeres;
dos cuerpos se unen, dos manos luchan,
forcejean dos lenguas, no es la mía,
siempre tarde, no es la hora,
volar y buscar al otro lado del cielo,
paso firme, pero siempre tarde.....

mil motivos

De menor al mayor
tengo mil motivos,
mil pasos al infinito,
mil recuerdos para olvidar,
donde esconderme, desaparecer
y lentamente resurgir, partícula a partícula,
mil susurros al ocaso, desde mi ventana,
mil caricias dadas al vacío
mil nombres para no decir nada,
una noche más en mi tormentuoso sendero
hacia las lides del viento,
buscar los ojos y no aparecer,
y agua salada en mis mejillas.

Mil paseos por el mismo parque,
y mil veces mirar a la misma ventana
mil recuerdos van y vienen
mil motivos para escribir un verso
y ocultarlo en los cordones de mis botas,
pasear mis dedos en una hoja en blanco
y tengo mil motivos para escribir
y mil motivos para sentir

Esta noche

Imagen

Entre los designios del cambio

Temblores nocturnos
camino en la Soledad de la Noche
buscando un camino, un destino,
para el destierro diario, y sueño;
estudio mis palabras lentamente,
cual es la mejor rima. el mejor efecto
la mejor caricia al tímpano
conseguir el sentimento preciado.

Quien soy? no lo se,
soy un experimento social,
una marioneta estigmatizada, envenenada
por los tintes grises del desencanto;
utilizo las nostalgias nocturnas
para empobrecerme un poco,
rescatar de mi inconsciente
las tímidas alas de una mariposa.

Intento olvidarme del pasado,
nada fue fácil, es el veneno
que respiro en las paginas del periódico
donde no hay un instante para el ocio;
entiendo las noches del día de ayer,
donde la lluvia pelea con los cristales
que guardan observadores a sus espaldas;
es el aquí y el ahora...

Resulta distante el pasaje
que toma a la memoria,
y cumple con la profecía
del que un día fui;
oculto mensajes a media luz
entre los dedos de una gaviota
respirando las noches invernales
en las que un verso se desnu…

Destronando recuerdos

La luz existe,
el camino es arduo y peligroso,
nadie cambia la hora del reloj
es el mismo soniquete, todo igual,
pesadillas de mis recuerdos pasados,
tormentos desubicados en mi cómoda,
patadas al aire ante el muro de la costumbre,
y lagrimas,. muchas lágrimas derramadas,
muchos sonidos guturales del inconsciente,
esperando cual ser el último hálito,
la ultima caricia, o la ultima puñalada,

Apareció una mano, una salida, un destino,
ya no hay soledad, es Ella, la inspiración
la creadora de mis versos,
donde soportar mi pesadumbre,
donde día a día momento a momento,
irradio mi luz interior, mi cueva de emociones,
emborrachado de luz, paseante desconcertado
donde cumplo los designios
donde rimo y acordo mis emociones
la musa, el pasaje oculto a mi yo interno

Mil Noches de Insomnio

Desbordado, iluso,
abochornado pero feliz,
en tantas noches que la luna
desnudó sus manos y me abrazó
en los estanques ocultos de mi ser;
camino en pos de mi destierro,
completo las sensaciones ocultas
que filosofan a mi alrededor;
¿quien es ella, que hace,
por qué muestra su sonrisa?
¿soy su privilegio o su juguete?
No lo se, camino a bandazos
con un bate a la espalda;
una mano abierta, una caricia,
un suspiro emborrachado;
describir círculos imaginarios en el suelo;
volver a ser adolescente,
pasar noches en vela,
recitar su sonrisa diaria;
ocultar mis lágrimas, por su bien,
necesidad de su necesidad
aunque pasen mil noches de insomnio

Tres veces perfecto

Palabras dentro de una botella,
en un mensaje oculto, nadie mira
incluso los enamorados que pasean
de la mano por las calles solitarias;
lunes en las camas deshabitadas,
el silencio que todo lo dice,
amores tenues tras una pared
destino al contenido tímido
recitando versos hasta las cinco de la mañana.

Trescientas horas de silencio,
tres besos estratégicos, tres caricias,
tres suspiros olvidados en las naves Morfeo
y emborrachado de anís,
cincelando emociones en las manos
que un día fueron una,
tres pasos al ocaso...

Acuso mi pecado,
acuso ser hombre, poeta, y músico..
acuso a ser creador de emociones,
acuso a emocionarme y llorar. me acuso ...




CROANDO EN SINTONÍA

Consciente el tiempo
del cambio, de la hora,
del lugar, nada vale,
ahora en la distancia nada vale,
pero a la vez es todo,
el instante, el beso, un momento tenue,
una necesidad, una caricia,
un momento donde la noche cambia
y la luz se va oscureciendo, silencio
escuchar dos corazones juntos,
una lágrima, un beso,
una sorpresa dada en el momento justo
tener al otro,
poseer al otro, ser del otro,
juntar lágrimas en un papel, o en una partitura,
que aparezca la musa sin buscarla,
ahí esta la esencia, ahí esta el resultado,
que en un chasquido aparezca
y sonreír, y recordar el momento, no olvidar
mantener la luz, y encender una nueva,
y volver a crear, y a creer,
y empezar de cero a cada segundo

recuerdos que vuelven una y otra vez

Un silencio,
el banco abandonado, nadie camina con la verdad, el paso del tiempo es más pesado, conocí un día el veneno de la vida y me retorció entre sus torturas, recibí el beso dulce y mortal, que me hizo encadenar palabras; provocado por unas cruces, y mi sanbenito, mi luz y mi sombra, fuegos fatuos purulentos en las manos de un adolescente, el carmín se volvió morado y las escaleras fueron mi tobogán; donde el final era un trozo de acero, que puesto en el cuello no era caramelo; aún hoy lloro de impotencia, me sentí indefenso, inútil; las palabras no servían para nada; mentores mentirosos, y mis lágrimas de tinta surgieron y me cago en su puta madre.....

un momento a solas

En el último beso,
la noche, el momento último que calma la caricia,
el momento que precede
al suspiro, la sonrisa perfecta,
las manos que se entrecruzan,
una balada en la radio,
fondear en tu cintura,
olvidarme de todo lo que me rodea,
perderme en las olas de tu pelo,
no querer despertarme, olvidar;
olvidar todo, no hay nadie,
nadie desnuda tu mirada,
me siento impotente ante ti,
pero me siento importante,
eres la rima que marca el ritmo,
la calma, la cura dulce;
el sueño que resplandece,
el sonido de tus pies dulces,
tus manos entrelazadas con las mías,
nuestros labios silenciosos luchan
y la luna nuestra confidente


Triade del Parnaso

En el Parnaso de los poetas,
un verso se descolgó del reloj,
caminando por las memorias
del poeta que un día olvidó su forma,
esculturizó el amor pasado,
cambiando las miradas ausentes
de la niña que mira por la ventana
aspirando al amor perfecto.

El destino causó la mirada,
el verso culpó al beso
de ser la causa del desenlace,
amores tenues y dulces endiablados,
se marchita la hoja del árbol gris,
se puede destruir, pero cual ave fénix
resurge de sus cenizas, con más fuerza.

Bastos pensamientos completados
en las sensaciones de un poeta,
que escenifica el amor en tinta,
el deseo causa luces y sombras,
lamentos del pasado,
caricias invisibles,
senderos ocultos, locuras, deseos,
obnubilamientos del creador
que duermen en su mano ociosa....


No soy el que fui

No soy el que fui,
no soy el triunfador,
el victorioso luchador,
soy el que recita por las esquinas,
el que se emborracha de soledades,
completa las noches en una cama triste
abrazándome a mi mismo,
descubriendo las grietas del silencio,
meditando las noches sin una caricia.

Nada escucha en las páginas del libro
que despierta lentamente, besos,
besos dulces en el bolsillo de la camisa,
desacuerdos en la barra del bar,
contenidos los momentos dulces
del caminante solitario,
nadie piensa las necesidades
del que pide una moneda, es tenue
la miseria que un día vi en un molinillo
fuegos tenues en las manos que olvidaron
y se pintan las uñas como una niña de cinco años.

El reloj dejó de dar la hora,
una canción se desgrana en una espalda
quizás sea demasiado pronto para despertar,
no hay dolor en el polvo de los zapatos
El momento ha llegado....

endeudado de dudas

Leo las matriculas desnudas
de los coches constipados,
donde un día puse un te quiero,
manché mis ojos de tinta,
y besé las sensaciones que se ocultan
tras un anillo de compromiso olvidado;
hay lugares para dormir a pierna suelta,
meditar automáticamente las caricias,
y los besos deseados dejarlos
en el bolsillo de la camisa,
junto al motor de todo...

caminante con camino lleno de polvo
respingón de luces, sucedáneo de ilusiones;
anulación de búsquedas añejas;
visito las caricias de un día de invierno;
como un perro apaleado,
el mejor veneno para solventar
las puñaladas del día a día
un guiño de carmín,
un susurro necesario
el saber que hay otro ahi

Dejar de pensar

Dejar todo a un lado,
olvidar el razonamiento,
cometer locuras, desenvenenarse,
caer en un error menos leve cada vez,
dejarse llevar por los instintos,
cambiar el qué dirán
por el yo deseo ahora,
desenvainar el hacha de guerra,
amar como un loco, sin límites,
caminar con pies de plomo
sin pensar en las consecuencias.

Palabras surgen del subconsciente,
las manos tiemblan, pero están decididas,
a pegar un puñetazo en la mesa,
chillar a los cuatro vientos,
y si es necesario sangrar,
meditar sobre lo que sucede,
desnudar una ilusión,
olvidar, seguir adelante
amar las pequeñas cosas,
en una palabra vivir



lo que respira ella al despetar

Entre sus dedos desgranaba la vida,
paseando por los recuerdos,
caricias dadas a media luz
besos de hojalata, corazón enjuto;
no será la hora del gavilán motero,
porque desnuda su ilusión en cada beso,
aún queda tiempo para amar,
y suspirar en una cintura dulce;
quedar hasta las tantas mirando el cielo,
y decir te quieros silenciosos,
ya no hace falta más.

Querer entre los pliegues de una falda,
dominar los instintos, sonrojarse con una caricia,
elemental sensación de amor adolescente
besos lentos, dulces, casi invisibles,
contenidos en las corcheas invisibles de la radio;
mente que ama, siente, ríe, llora,
que deja sus nombres en papeles invisibles
dentro de corazones invisibles.

Es lo que se respira al despertar cada mañana