Suplico mi existencia

Despierto mis emociones
en los papeles torcidos del pasado,
y veo las realidades que fueron,
y cómo todo va desmoronándose lentamente;
la guitarra suena en un balcón vacío
donde los del 112 vinieron anoche
y llevaron lo que quedaba, una vieja y un gato;
por la calle del desamparo,
hacia la nostalgia de la caricia lejana;
pasos lentos firmes por terreno pantanoso;
aún es hoy que olvidé traer mis rimas;
recogerme en las miradas dulces
que un día puse sobre una pantalla;
y caricias que se han hecho realidad.

Continúo el viaje al mercado de los sueños,
donde soy un indigente; beso al aire....
no soy quien para esculpir estatuas al Paraíso;
como dice la leyenda, las víboras vuelven;
el veneno siempre vuelve a aparecer;
el momento que es mejor recostarse
y al abrazo de las musas,suplicar clemencia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre tus sonrisas

Temblores....

Te describo de nuevo