recuerdos que vuelven una y otra vez

Un silencio,
el banco abandonado,
nadie camina con la verdad,
el paso del tiempo es más pesado,
conocí un día el veneno de la vida
y me retorció entre sus torturas,
recibí el beso dulce y mortal,
que me hizo encadenar palabras;
provocado por unas cruces,
y mi sanbenito, mi luz y mi sombra,
fuegos fatuos purulentos
en las manos de un adolescente,
el carmín se volvió morado
y las escaleras fueron mi tobogán;
donde el final era un trozo de acero,
que puesto en el cuello no era caramelo;
aún hoy lloro de impotencia,
me sentí indefenso, inútil;
las palabras no servían para nada;
mentores mentirosos,
y mis lágrimas de tinta surgieron
y me cago en su puta madre.....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo