fracaso tras fracaso

Se termina el día,
y en la noche, recogido en mis recuerdos,
vuelvo a poner mis dedos en un teclado,
mis historias y mis histerias vuelven a surgir,
nada hay de lo que fui;
soy el hijo vástago de la rima.

Tengo miedo de mis recuerdos
que todo se vuelva a repetir,
la misma pesadilla, a distintas horas,
que no deja ni un instante de libertad,
morirme en falsas ilusiones,
desear, y luego volver a caer,
caer en el más puro fondo,


Nada, es volver a empezar,
empezar a volver a terminar,
proponer cosas, poner ilusión;
pero volver a caer, y destrozarme;
es mi sino, ser un perpetuo fracasado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo