Reflexión Difusa sin jornada

Esquino las pesadillas
que mi subconsciente tormenta,
las soledades desnudas del adiós
no se espuelan, reptan por los subterfugios
del destino, aun no es el momento,
el camino ya lo está haciendo otro,
traspaso la frontera, me limitó;
las soledades del pasajero incierto,
las miradas convalecientes,
hay susurros que despiden la noche,
y besos que matan las mañanas.

Nostalgias del peregrino,
así respeta la canción triste
del violín que quedó huérfano;
caricias al invisible ser desmaterializador
que crepita entre las paginas de un libro;
sabe a viejo el despertar en la calle,
a no entristecer la melodia del camión de la basura;
es el día de las luces y guirnaldas,
de mirar como bobos a la televisión
y ver como tus deseos son destrozados....


Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo