emborrachado. consecuencia, pecado, dolor....

Desnudé mi inocencia
en unas manos equivocadas,
en las lides del alcohol,
supliqué que mi tormento desapareciese,
que nadie contase mi secreto,
mi locura, mi ignición momentánea,
despreciando mis rimas,
rescindiendo mi contrato por vivir.

Inoculé mi veneno,
cada noche en mis susurros
las ilusiones descuartizan los pecados
que aún no he cometido,
no soy para el deseo,
soy el oscuro jardín del manicomio,
donde no se somete todo a nadie,
las rimas son tormentuosidades del pensamiento
las caricias son con papel de lija,
no se despega el papel, se traga,
y los lugares van muriendo,
como un filosofo hipócrita
nadie es el todo de los peces del rio....



Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre tus sonrisas

Temblores....

Te describo de nuevo