larga sombra negra

En la noche que me envenena
dentro de las páginas de un libro
que no escribiré nunca,
quedan los recuerdos de unas manos,
las ilusiones que un día intente crear,
un amor desnudo, caminos lentos
hacia una cintura, besos rotos,
dormitando en las alas de una mariposa
quedan ocultos tras una cortina sucia;
y los temores siempre vuelven a mí;
y una congoja me aprisiona el cuello;
¿será verdad que esto me esta pasando?
soy feliz, muy feliz, quizás demasiado;
pero los miedos aún están ensombreciéndome:
una larga sombra negra, con su sonrisa pérfida
haciendo sus artes mágicas para embobarme
y llevarme a su terreno; no quiero,
esta pesadilla que llevo nueve años aguantando;
y no me deja dormir, con su sonrisa venenosa
cariño, dame la mano, no me abandones,
no quiero que con su manto me mate
no quiero....



Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo