besos versados

Pulsas delicadamente tus labios
en las tintas amargas del poeta;
renuevas la noche a tu paso,
dentro del pasaje invisible al ocaso
donde musito por qué eres mi musa;
y lo que tardaste en aparecer:

Aún falta unas horas para el reencuentro
y tiemblo como un adolescente;
¡ojalá no despierte de este sueño!
que la música que unió no separe;
que tus acordes no se pierdan en mis rimas...

Quieto, en el silencio de la noche;
donde la rima toma forma de mujer;
ahí, sólo ahí encontraré sentido a mi todo;
emborrachándome de caricias invisibles,
mientras paseo entre hadas de colores;
y unas manos frías abrazan mi espalda,
ahí, solo ahí podré robar besos al aire
y guardarlos en el bolsillo de la camisa
junto al motor, que dicen, lo mueve todo



Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo