asunción de inocencia

Sometido al cambio de hora
no descubro mis sentimientos,
ocultando la noche oscura del Silencio
en las letras que quedan olvidadas en un cajón;
no es la noche, es el pasado,
se automagrea con recuerdos del pasado,
completa las letras del autodefinido del día anterior
y revienta una manifestación silenciosa

el tic tac del carburador de la lechera,
cargando miserias en sus intestinos,
asocializado en la red social
todo marcado de azul, caritas sonrientes.
y corazones con el pajarito, invasión azul....

Respecto, y respeto, soliloquio maldito
sobre un piano que aún no han estrenado.
el grito callado de un bosque lejano,
la tinta ahora invisible intáctil, fatabulosa,
para abrir los ojos a los inservibles
y someter al mandato de la cordura
al que no sabe y no quiere aprender

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre tus sonrisas

Temblores....

Te describo de nuevo