Compases destinados

El hotel es la noche y tu la puerta;
el sonido del viento, las noches difíciles;
los te quiero dichos en la almohada;
el calor desnudo en la cama;
te encontré un enero,  y parece que fue ayer;
cuando suena la guitarra que sisila el calor
de los cuerpos que se unen;

Tengo fe en tus labios; tengo amor en tus dedos:
eres como una rima, dulce cariñosa tierna;
eres un veneno acompasado que me incita a crear;
la clave de sol de rima asonante;
el tiempo se para, y se pasan las horas; eres nostalgia;
eres el destino para mi alma; las soledades dulces;......

La razón toma forma al ver bailar tu cintura tibia
gira el reloj, y anclado a un acento quiero dormirme;
parados los domingos; y una copa del mejor vino el la mesa;
caminando buscando la luna de tus ojos, y me reflejo en ellos;
soy un cobarde que escribe tus aplausos de emocion;
y busco un lugar, un instante para que estemos los dos acompasados;
dos claveles sin espinas; dos gaviotas que vuelan rasantes;
y dos nombres escritos sobre el tronco de un arbol

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre tus sonrisas

Temblores....

Te describo de nuevo