fui hermético

Me envolví en el misterio
que despierta el silencio,
oculté la realidad, para protegerme
para que no hubiese puñales
para que no me abriesen en canal
cual cerdo en matadero;
me escondí cual depredador,
para que nadie descubriese mi yo interno.

Me encerré en una cueva
donde las letras eran las luces en la oscuridad,
donde el arte era el único ambiente necesario,
la rima el vestido para iluminar mi estancia,
donde la música fue mi vía de escape

En ese oscuro sendero la voz 
dejo de ser la realidad
y tiempo después, ya renovado
florece, la luz cambia en sus pasillos,
ya no existe nieblas ni tinieblas
y voy en un camino de baldosas amarillas
a dar las gracias al mago que me hizo crear

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo