hacia mí

Rezo en mis memorias, mis venenos diarios,
donde oculto mi mirada, donde lloro,
donde desaparezco cada día,
donde la palabra no tiene sentido,
donde me apuñalo cada vez un poco,
la ultima letra desaparece,
el olvido se va apoderando de mi,
mientras no suenan sonrisas,
y si suenan van con mi nombre
en tono de mofa,
quiero susurrar el hastio de la calle,
recibir el pesado ocaso,
y remitirme a mis miradas, a aquellas que me envenenan
y me matan...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Te describo de nuevo

Queda poco

Tu y yo